Día 3: paseo por Brooklyn porque soy un tipo duro